Todos los sentidos son necesarios para disfrutar del vino, pero particularmente el auditivo es muy interesante. La música estimula zonas específicas de nuestro cerebro, unas en las que se almacenan nuestras experiencias, y que inciden de manera directa en nuestra manera de valorar la realidad. Al igual que con el vino, se activan conexiones neuronales que nos remiten a emociones profundas; tienen ambos la capacidad de influenciar en nuestros sentimientos. 


Cuando la combinación entre música y vino es la adecuada, la experiencia multiplica la sensación de placer, al igual que cuando se marida un vino con el platillo especial; la diferencia de este singular maridaje es que el oído se vuelve el protagonista. Por eso creamos el maridaje sonoro; cada uno de nuestros vinos viene acompañado de un maridaje diseñado exclusivamente para acompañar su personalidad y carácter. Una forma diferente de acompañar tu vino y compartir experiencias juntos.


Instrucciones:

Cada uno de nuestros vinos viene acompañado de una tarjeta informativa con un código de Spotify.

1.- Seleccionar buscar en la aplicación de Spotify
2.- Hacer click en el botón de la cámara en la parte superior derecha
3.- Escanear el código